Posteado por: regalato | septiembre 8, 2007

CUMPLEAÑOS ARCOIRIS

CUMPLEAÑOS ARCOIRIS

 

¡Increíble Silvana!, hoy, entre modorra y sorbos de café con leche, mis ojos, de pronto, se despabilaron asombrados. Aunque aún no había amanecido, un rayito de luz color arcoiris, entraba por la ventana de la cocina con un halo de fantasía…

 Como mirando los pasitos de un gorrión que va en busca de su miguita, así, yo sentía algo muy, muy calido dentro de mi pecho. Poco a poco, más y más, un recuerdo color plata – luna llena, iluminó mis pensamientos aún algo perezosos… Se movía, parecía que volaba, me pedía que lo dejara libre un ratito, que te susurrara un secreto que no sabías. ¡Oh, sí! ¡Bellísimo aquel recuerdo! Apenas llegó a mi corazón, brilló con un color sol- dorado.

 

Silvi, hija ¿a ver si adivinas de cual recuerdo te hablo? ¿Quieres una pista? ¡Bien! Se trata de un recuerdo muy especial… uno muy nuestro… Lo revivimos cada año cuando tú, entre mis aplausos, con un enérgico soplido apagas  tus velitas de cumpleaños… Brilla, cuando corro a tu lado; y, ¡ganándoles todos!, te doy el primer abrazo.

 ¿Ya te diste cuenta? ¡Claro! El recuerdo dorado era aquel inolvidable, lejano, y a la vez tan cercano 19 de Julio, el día que llegaste al mundo…bien sabemos nosotras hace cuantos años… Aquel intuirte en cada contracción, igual a pesar de alguna quejosa exclamación… siempre con una suavecita caricia sobre mi panza.

 

 Reflexioné entonces algo desconcertada:

 

Mmm… ¿Qué obsequiarle a mi por siempre querida hijita que haya deseado y aún no haya tenido ¿Quizás algún perfume? ¡No, ya sé!, ¡mejor alguna pilchita acompañada de una rica torta de chocolate!, ¿o, quizás…?

 ¡Noooo Cristina, más de lo mismo, no! – me rezongó una lucecita anaranjada. ¡Todo eso es demasiado poco para tu hija! Y, ahí nomás, me sugirió una idea color – verde – esperanza:

¿Porqué, no regalarle un regalo – pensamiento? Uno, que no le quede grande ni chico, que quepa en las líneas de una hoja y que contenga su fecha, día y hora de nacimiento. ¡Es tan lindo hablarle bien bajito al corazón, con la voz del sentimiento!

 

 

Silvana, querida, quizás nunca te lo había dicho antes, pero para tu papá y para mí, cada 19 de Julio, a las 20.03, no importa si llueve, truena, hay  veranillo o siete grados bajo cero, ¡siempre, es el día de la madre, el día del  padre y el día del hijo! ¡Todo combinado!  

Hoy hace fecha, de cuando extasiados, miramos por primera vez tu carita de ángel color blanco inmaculado. Shhh, hijita, ¿un secreto..? Apenas apretarnos el dedo con tu manito rosada,  entre colores de arcoiris, de un solo suspiro… supimos que la felicidad se llamaba Silvana

 

¡Felicidades!

Mamá

 

Autora –  María Cristina Galeano

cristinagaleano@netgate.com.uy

www.regalato.wordpress.com

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: